¿Qué dice la Biblia de los tatuajes?
Tatuajes, la nueva fiebre juvenil
Por: Oscar Merlo


¿Qué es un tatuaje? Según el Diccionario de la Lengua Española, es la grabación de un dibujo mediante materias colorantes indelebles que se introducen bajo la epidermis mediante incisiones. El origen de la palabra tatuaje es incierto; se dice que deriva de la palabra Ta del polinesio golpear.

El tatuaje parece tan antiguo como el hombre mismo. Se han encontrado evidencias en algunas momias y en pueblos como los Escitas en Asia y los Incas en América. En un principio, la utilización del tatuaje estuvo vinculada con el pensamiento mágico-religioso y la creencia de la vida de ultratumba. También era usado para impresionar y asustar a los enemigos en los campos de batalla. Los griegos acostumbraban tatuarse serpientes, toros y motivos religiosos. Los romanos, utilizaron esta técnica para marcar a los prisioneros. Con la llegada del cristianismo, y en la consolidación de la iglesia católica, esta práctica fue desterrada por considerarla sinónimo de idolatría y superstición. A partir de la década de los 60's se convirtió en sinónimo de rebeldía.

En cada época, el tatuaje ha estado presente sobre la piel de muchos hombres, como testimonio de su carácter perenne.

También encontramos diversidad de tatuajes, cuya clasificación es:

Tatuaje egipcio o tribal. Está relacionado con el lado erótico, emocional y sensual de la vida.

Tatuaje incaico. Se caracteriza por diseños gruesos y abstractos que se asemejan a los tribales actuales. En muchas culturas los animales son el tema más frecuente y están asociados tradicionalmente con la magia y el deseo de identificarse con el espíritu del animal. Se cree que el proceso del tatuaje era mucho más elaborado que en la actualidad, era un ritual que por ejemplo en Egipto era realizado casi exclusivamente por mujeres, un proceso doloroso que la mayoría de las veces se usaba para demostrar valentía o confirmar la madurez, en la misma forma que todavía se puede observar en los rituales de tribus de Nueva Zelanda.

Tatuaje japonés. A pesar de sus inicios famosos en el 500 D.C. en Japón, como adorno del primer emperador, el tatuaje estaba reservado para aquellos que habían cometido crímenes serios. Los individuos tatuados eran aislados por sus familias y se les negaba cualquier participación en la vida comunitaria. Esto debido a la idiosincrasia japonesa era el peor de los castigos posibles para un japonés. Se solían aplicar marcas en los brazos o frente identificando de qué prisión venía la persona.

Todo parece tan normal, e inocente en cuanto a la descripción sobre lo que son los tatuajes, aun cuando han sido usados en diferentes épocas, y con diferentes finalidades; pero veamos ahora lo que Dios nos enseña al respecto.

¿Qué dice la Biblia de los tatuajes? "No se hagan heridas en el cuerpo por causa de los muertos, ni tatuajes en la piel. Yo soy el Señor." (Levíticos 19:28). Sé que algunos de ustedes tendrán problemas con aceptar este versículo porque los tatuajes se han convertido en algo tan popular dentro de nuestra cultura. Pero recuerda que la cultura también ha convertido al aborto, a la homosexualidad y al uso de drogas en actos sin importancia y muy populares.

Amigos, la Biblia es clara acerca de lo que Dios dice en aprobación de algunas cosas. Estoy compartiendo esta enseñanza, no para ofender o condenar a alguien que ya tiene algún tatuaje, sino para prevenir y hacer reflexionar a alguien que está considerando hacerse uno. Dios nos ama aún cuando cometemos algún error; Él no te condena si ya tienes un tatuaje, lo que Dios hace es ayudarnos a superar las consecuencias de nuestros errores. Tener un tatuaje no te afecta en servir al Señor. Yo conozco jóvenes y personas que sirven a Dios y tienen tatuajes. Y ellos se han dado cuenta que todo lo que el enemigo intenta para mal, Dios lo transforma para bien.

Este artículo tiene como énfasis si los cristianos deberían o no hacerse un tatuaje. Levíticos nos habla acerca de esto, y la verdad es que a Dios NO le agrada. En la Biblia se ve como práctica pagana y relacionado con la magia y el ocultismo. Veamos lo que dice Deuteronomio 14:1   "Eres hijo del Señor tu Dios. No te hagas cortes en la piel ni te rapes la cabeza en honor de un muerto". Cuando habla de cortes en la piel y rapar la cabeza en honor a muertos, está refiriéndose a prácticas paganas de brujería. Lo triste es que muchos jóvenes hoy día están siendo influenciados por alguna fuerza de ocultismo que ellos ignoran. Muchos no se dan cuenta que a través de vídeos, álbumes de artistas, juegos en el internet y tatuajes demoníacos tienen por enfoque el destruir sus vidas. Y cuando estas puertas son abiertas los demonios intentan destruir a la juventud.

Nuestros cuerpos son moradas del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19). Cuando Dios nos salvó, en realidad nos compró, y el precio que pagó por cada uno de nosotros fue muy alto. Por eso debemos dedicar nuestros cuerpos a honrar y agradar a Dios. Otros, por alguna presión social buscan cómo decorar sus cuerpos de otras maneras y acuden a los tatuajes. ¿Para qué? Para demostrar algo. o para testificar de Jesús. Y justifican el tatuaje con una frase bíblica o algo similar. Pero en este versículo en realidad no nos habla de cómo nos vemos por fuera, que marcas de renombre vestimos. Aquí nos habla de algo interno. 

Y cuando aprendemos esto nos damos cuenta del GRAN valor que tiene nuestro cuerpo (ES EL LUGAR DONDE HABITA EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS). Dios nos hizo a su imagen y semejanza y Él prefiere que nuestra naturaleza y carácter lo reflejen. Esta forma de testificar es la más poderosa con la gente. Y no una marca en mi cuerpo y un estilo de vida incontrolable. Ustedes jóvenes son una generación con mucha pasión, con la que impactaremos poderosamente nuestra sociedad. También reconozcamos que, en medio de toda esta pasión por Dios, hay áreas donde aún tenemos que madurar.

Nota para la iglesia: No tratemos de limpiar el pescado antes de atraparlo. Esta generación es diferente y un error muy grande que he visto es que antes de alcanzarlos ya estamos con los prejuicios. En estos tiempos Dios traerá una generación con tatuajes, con aritos en el estómago y en las cejas. Y es a ellos a quien Dios utilizará para impactar esta sociedad. Si un muchacho llega con tatuajes no lo marginemos, dejemos que el Espíritu Santo obre en ellos. Nosotros no hacemos la obra, es Dios. ¿Por qué no los vemos como Dios los ve?

EXTRAIDO DEL   "El Orador"